El Tribunal Constitucional italiano dice sí al Suicidio Médicamente Asistido en una decisión histórica

El Tribunal Constitucional de Italia anunció ayer la postergación para hoy de la sentencia sobre el suicidio médicamente asistido y que ha generado una creciente expectación y polémica en el país, donde la Iglesia católica ejerce gran influencia.

La sentencia del Tribunal Constitucional puede llegar a convertirse en histórica y llega por un caso célebre que dividió a la sociedad italiana.

En febrero 2017, el conocido Dj milanés Fabiano Antoniani, de 39 años, tetrapléjico y ciego después de un accidente de tráfico que sufrió en el 2014, murió en una clínica de Zurich (Suiza) con suicidio asistido, tras el pago de 10.000 euros. Antoniani se suicidó con un fármaco letal proporcionado por los médicos.
En ese momento el DJ estaba acompañado por el exdiputado radical y exeuroparlamentario Marco Cappato, promotor de la campaña sobre la eutanasia legal, el cual se autodenunció.

Contra él se abrió un proceso porque, según el artículo 580 del Código penal italiano, Cappato cometió el delito de instigación o ayuda al suicidio. Durante la mañana de hoy una audiencia pública se realizó con la presencia de Cappato, que terminó bajo proceso después de haber acompañado al Dj Fabo a Suiza, decidido a recurrir al suicidio asistido.
«Ayudé a Fabiano porque lo consideré mi deber moral, ahora tendremos que saber si puede reconocerse como un derecho», dijo Cappato. Su defensa exigió que el Tribunal declarara la inconstitucionalidad, mientras que la abogada estatal Gabriella Palmieri alegó la inadmisibilidad, porque al final de la vida se necesita una disciplina general. Hace un año, la Corte se había detenido a un paso de la decisión. Al darle al Parlamento un año para legislar sobre un tema tan delicado, dada la intersección de valores de importancia primordial.

El caso genera polémicas en un país donde la Iglesia católica ejerce gran influencia y donde el papa Francisco también manifestó recientemente al respecto.

El Sumo Pontífice dijo que «se puede y se debe rechazar la tentación de usar la medicina para cumplir una posible voluntad de muerte del enfermo, proporcionando asistencia al suicidio o causando directamente la muerte con la eutanasia».
«Es importante que el médico no pierda de vista la singularidad de cualquier enfermo, con su dignidad y su fragilidad», agregó Jorge Bergoglio en una reciente audiencia con 350 miembros de la Federación nacional de médicos y dentistas.

Incluso el cardenal Gualtiero Bassetti, arzobispo de Perugia y presidente de la Conferencia episcopal italiana, idjo hace algunos días que «no existe un derecho a la muerte», y solicitó que el Tribunal Constitucional conceda un tiempo suplementario al parlamento con el fin de que reanude el debate y legisle «para evitar que una sentencia del Constitucional produzca el desmantelamiento del delito de ayuda al suicidio».

En un veredicto se dictó hoy y  considera de forma unánime histórico en Italia, El Tribunal Constitucional ha dicho sí al suicidio asistido médicamente, afirmando que no es delito y que «no se puede castigar a quien ayuda al suicidio en determinadas condiciones». Cuando «un paciente que se mantiene en vida con tratamientos de apoyo vital y está afectado por una patología irreversible, fuente de sufrimientos físicos y psicológicos que él considera intolerables, pero es plenamente capaz de adoptar decisiones libres y en plena conciencia», afirma el Tribunal Constitucional.

Después de dos días de intenso debate, el alto Tribunal italiano encuentra una solución para el delicadísimo caso jurídico y ético de la posible despenalización de la ayuda al suicidio médicamente asistido. Se trata de una cuestión muy polémica que suscita una gran sensibilidad, que al menos desde hace una docena de años divide a la opinión pública y a la política, hasta el punto de que el Parlamento se ha visto incapaz de legislar sobre el tema, siendo especialmente manifiesta la oposición de muchos católicos.

Cabe destacar que no es solo un problema o debate que existe en Italia. Igualmente en Francia, un país laico, es motivo también de discusión desde hace años sin encontrar una solución. En Europa, el suicidio asistido está legalizado en Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Suiza.

El largo debate del Tribunal Constitucional italiano refleja la división que ha existido entre sus 15 jueces. Al final llega una sentencia histórica: ha quedado anulado el artículo 589 del código penal, que prevé penas entre 5 y 12 años a quien instiga o ayuda al suicidio. Los jueces aclaran que ayudar al suicidio médicamente asistido no es delito cuando se refiere a una persona «afectada por una patología irreversible, fuente de sufrimientos físicos y psíquicos, que encuentra absolutamente intolerables». (Fuentes Ansa y ABC Sociedad)

ITALIA MÍA
Te esperamos en #ItaliaMía por AM 1600 Radio Armonia los MIERCOLES de 19 a 21 hs. Escuchar online>>https://www.liveonlineradio.net/…/argentina/1600-armonia.htm

Siguenos en Facebook >> https://www.facebook.com/Prog.ItaliaMia/
Unete al Grupo ITALIA MIA

http://www.italia-mia.com.ar
Contacto: http://bit.ly/2mIVPZJ

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.