Elecciones municipales, desafío para Renzi

Las votaciones en Roma, Milán, Turín, Nápoles y muchas otras ciudades de la Península son claves a nivel local pero también representan un test político importante para el gobierno a nivel nacional.

Il presidente del consiglio Matteo Renzi

Il presidente del consiglio Matteo Renzi durante un’iniziativa elettorale a sostegno del candidato a sindaco di Milano Giuseppe Sala, Milano, 31 maggio 2016. ANSA

Como ha ocurrido tantas otras veces en Italia, las próximas elecciones municipales en Roma, Milán, Turín, Nápoles y muchas otras ciudades de la Península son claves a nivel local pero también representan un test político importante para el gobierno a nivel nacional.

Alrededor de 13 millones de italianos están llamados a votar el domingo en el primer turno para renovar a los municipios, en total de 1.342 administraciones locales. Todas la miradas apuntan hacia Roma y Milán, sobre todo a la capital del país, donde el resultado es muy incierto. A la sombra del Coliseo está en marcha un duelo entre varios candidatos, aunque los nombres con chances son tres: dos mujeres -Virginia Raggi y Giovanna Meloni- y un hombre, Roberto Giachetti.

La gran novedad es Raggi, la candidata del partido anti-sistema Movimiento Cinco Estrellas liderado por el cómico devenido político Beppe Grillo, que cuenta con una fuerte presencia en el Parlamento y es de hecho la segunda formación del país detrás del Partido Democrático del premier Matteo Renzi.

Meloni es a su vez la candidata de dos partidos conservadores (Fratelli d’Italia y Liga Norte), mientras que Giacchetti agrupa a una colación de centroizquierda, desde el PD hasta los Verdes.

Los sondeos dan como favorita a Raggi, por una estrecha diferencia, frente a Giacchetti. Pero el resultado final es un enigma y habrá que ver cual de los tres candidatos quedará afuera del balotaje, el próximo 19 de junio.

En Milán los dos nombres con chances son los de Giuseppe Sala, representante del centro-izquierda, de quien se habló mucho en los últimos meses visto que fue el número uno de la exitosa Exposición Universal del año pasado en esa gran urbe del norte italiano. El rival de Sala es el empresario Stefano Parisi, que representa a la centroderecha.

En Turín, otra gran ciudad industrial del norte, todo parece indicar que será confirmado alcalde Piero Fassino, uno de los dirigentes históricos primero del Partido Comunista Italiano y luego del Partido Democrático (PD).

Los candidatos de esta ciudades y de otros centros cerraron hoy su campaña electoral con un único objetivo: convencer y tratar de atrapar las preferencias de los millones de indecisos a pocas horas de la votación.

Si del plano local se pasa al nacional, Renzi tomó ayer distancia de las elecciones en las ciudades, al afirmar que de la votación del domingo «no habrá ninguna señal política. El voto es para elegir a los alcaldes, punto», destacó de manera tajante.

Sin embargo, para el primer ministro sería muy importante la victoria, entre otros, de sus candidatos tanto en Roma (Giachetti) como en Milán (Sala).

Pese a que los temas claves de los diferentes partidos y agrupaciones cambian de ciudad a ciudad, hay varias cuestiones prioritarias compartidas por los italianos a lo largo y lo ancho de la Península.

Roma es hoy día una ciudad que afronta muchas crisis y emergencias, desde el tema irresuelto de la recolección de la basura, hasta las deudas de las empresas públicas que brindan servicios a los ciudadanos, sin olvidar el problema de los baches, el mantenimiento de las calles y el tráfico.

La seguridad es por otra parte uno de los temas fundamentales tanto en la «Ciudad Eterna» como en otras ciudades. Fuente Ansa

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.